Consejos para preparar tu coche para el frío invernal

1- Revisar el estado de la batería.

La batería del coche es uno de los elementos mecánicos que mas sufre con el frío… ¡Y esto es de vital importancia porque costará mucho más arrancarlo! Aunque una batería haya funcionado correctamente en verano, si tiene mas de 3 años de antigüedad, es posible que con las bajas temperaturas se descargue de golpe.

2- Inspecciona a fondo los neumáticos.

¡Los neumáticos son uno de los elementos más importantes para la seguridad vial!
Revisarlos es fundamental durante todo el año, pero la mala meteorología o la posibilidad de hielo o nieve en la carretera, hace fundamental que los neumáticos estén en perfecto estado. Comprueba la presión de inflado y verifica la profundidad del dibujo con frecuencia.

3- Controla el líquido anticongelante.

Ten muy en cuenta que el frío puede hacer que el agua del radiador se congele y nos impida arrancar el motor. Revisa con frecuencia el nivel de líquido, ya que si no es el adecuado puede provocar daños en el vehículo.

4- Calentar el motor al ralentí.

La avería del motor es una de las más costosas. Más concretamente, la rotura de los conductos y de los manguitos. Cuando hace frío, la principal recomendación es calentar el motor al ralentí. Siempre hay que esperar a que todos los líquidos del coche alcancen una temperatura óptima. si arrancamos demasiado rápido, podemos estropear el motor y causar una avería muy grave.